20 mar. 2014

Integral de los 3000. Treinta y cinco tresmiles en tres días .

Primer día


Track de la ruta: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4104603


Después de apenas haber dormido apenas unas 3 horas, nos pusimos en camino hacia Jérez de Marquesado, donde pararíamos a desayunar. Jerez es unos de los pueblos, junto con Nigüelas, Güejar Sierra  Capileira y Trevelez, desde donde se puede acceder a Sierra Nevada andando.
Desde allí cogimos la pista forestal hacia el refugio del Postero Alto, uno de los refugio con guardería junto con el del Poqueira.
Aquí comienza esta aventura, fotillo de grupo, despedida de mi Irene, que "se ha enrollado" y nos ha llevado.
Madre mía la que nos espera.
Comenzamos la subida por el cortafuegos, hacia la piedra de los Ladrones, dejamos a la derecha uno de los mejores rincones de la Sierra, como es el barranco del Alhorí. 

Durante la ascensión hacia la piedra de los Ladrones un muchacho en vaqueros nos pasa "a toda mecha", "madre mía" que ritmo lleva, yo ya estaría reventado.
La subida por la loma es bastante sosa, apenas hay vegetación. La sierra cuando no tiene nieve no es precisamente bonita, al menos para mi. Antes de llegar a la piedra de los ladrones, hicimos la primera parada para beber agua junto a un riachuelo. Aún no nos hacíamos a la idea de la escasez de agua por la que tendríamos que pasar en los siguientes días.
Pasamos por al lado de la Piedra de los Ladrones para llegar al collado que nos separa del Primer 3000, Cerro Pelado. En este punto nos volvemos a encontrar con  el muchacho que antes nos paso a toda "mecha": Me preguntó la ubicación del Picón de jerez, y me dijo que estaba haciendo la integral. Le pregunte de dónde era pues su acento me era bastante conocido.
 Me dijo que era de Linares
-"Coño que casualidad, yo también. ¿Cómo te llamas?
Miguel.
Pues ni idea...
No nos conocíamos, bastante curioso para ser del mismo pueblo. Después de varias preguntillas resultó ser el hermano de una amiga de cuando vivía en Linares, que jugaba al baloncesto en el equipo del CB Santana.
Nos preguntó si podía venirse con nosotros a  realizar la Integral, al final nos acompañaría durante toda esta aventura. Coronamos el Primer 3000: Cerro Pelado



Las vistas desde aquí son bastantes distintas a las que yo personalmente estoy acostumbrado.

A continuación fuimos a por el segundo el picón de Jerez, que cuando haces la integral se produce un fenómeno muy curioso hay que desviarse y descender pues queda apartado y abajo. 
En medio de Cerro Pelado y el Picón de Jerez queda el Puntal de Juntillas, una vez pasado este 3000, atravesamos los Cervatillos, para  dirigirnos a el Puntal de los Cuartos.

 





Una vez llegado al puntal de los Cuartos, como no, me vino a la memoria el ascenso a este Pico el pasado invierno, parece que es otro mundo y las magnificas vistas desde el collado de los escarpes. Dentro del collado encontramos unos enormes moles de roca que en invierno no se veían por la acumlación de nieve.
Collado de los escarpes (verano)
Collado de los escarpes (invierno)













Después, los controvertidos, cuervo y atalaya, controvertidos porque en muchos mapas aparecen cambiados de orden o con otro nombre. La verdad es que ambos picos desde el puntal de los cuartos parecen que están cerca pero están "a tomar por c...".
















Una vez hechos estos tres últimos picos llegamos al collado que quedaba arriba de la laguna de vacares, conocido como Cuneta de Vacares, un paso clásico entre la Alpujarra y el Marquesado. 
Discutimos sobre si hacer el Puntal de Vacares o dejarlo para el día siguiente, ya que de todas formas tendríamos que pasar por el. Así que que al final decidimos, bajar a la laguna no sin antes sufrir un pequeño percance Miguel, su estimadas botas mueren, la suela esta reventada, menos mal que se echó unas zapatillas de montaña que les permitió continuar la aventura.
Hasta ese momento no me percaté de lo que me dolía la  espalda y hombros de la mochila.


Bajamos a la laguna, rellenamos agua de la laguna, potabilizándola con las pastillas, y mezclándola con el powerade para disimular el sabor a cloro y añadirle sales minerales. Decidimos pasar la noche allí, en un vivaq para resguardarnos del viento.

La noche fue de lo más graciosa con grandes conversaciones sobre la película de Conan, las mujeres de Linares, y viendo pasar la Estación Espacial Internacional, esperando no ser mordidos por ningún zorro.




Leyenda sobre la Laguna de Vacares:

" Cuenta la leyenda que nada más nacer Cobayda. La hija del rey moro de
Granada, éste mandó a los sabios descifrar el destino de niña
en el libro de los astros, y le comunicaron que moriría al conocer el Amor.

El rey para mantenerla alejada de cualquier persona ordenó construir
un maravilloso palacio en la zona más alejada y recóndita de Sierra Nevada,
manteniéndolo aislado y oculto a la curiosidad de los mortales.
Allí vivía la princesa acompañada de sus criadas y de una mujer
de confianza llamada Kadiga.

Un día apareció por el palacio un arrogante caballero, que perdido
en Sierra  Nevada, recorría los valles en busca de una salida hacia la Ciudad.
Éste al ver a Cobayda se enamoró de ella y lo mismo le ocurrió a la princesa.
Vivieron su amor por los jardines del palacio hasta que un día Kadiga los sorprendió.
No tardo en comunicárselo al Rey que montó en cólera y fué a comprobarlo por si mismo.
Al llegar a los Jardines los sorprendió y, con su alfanje,
le cortó la cabeza al doncel convirtiéndose en una gran roca negra,
que aún puede reconocerse fácilmente. La princesa, sorprendida por lo ocurrido,
quedó convertida en una estatua de hielo, de la que salieron gran cantidad
de lágrimas que inundaron el palacio, el valle y el jardín, v dio lugar a un lago salado.
La actual Laguna de Vacares.
 El Rey al ver lo que había originado
quiso huir, pero no pudo, y se convirtió en una enorme roca,
que sigue enhiesta Junto a la Laguna.

Cuenta la leyenda que las noches de furioso temporal la roca gime
y brama de remordimiento y dolor."

Segundo Día



A la mañana siguiente tras haber desayunado como campeones, y con el cuerpo algo dolorido tras la jornada de ayer, subimos al puntal de Vacares y al de las Calderetas.





Desde aquí el puntal del Goterón es una pared, si lo atacáramos siguiendo la línea de la integral pura, por lo que decidimos dar un pequeño rodeo e intentar subir por la cara norte de la Alcazaba, entrando por algún vasar. 
Una vez  nos encontramos en este lugar, tuvimos que realizar algunas trepadas en las que teníamos que tener cuidado con las piedras sueltas. Salimos a la cuerda que hay entre la Alcazaba y el Goterón, tras pasar por alguna que otra repisa y destrepe subimos al Goterón. Parecía mentira que esto se pudiera subir y aquí estamos. 






Abandonamos El Puntal del Goterón para volver al canuto y coronar la Alzazaba


Una vez en la zona alta la Alcazaba es bastante plana, aunque parezca mentira.

Bajamos hacia los tresmiles que quedan alrededor de 7 lagunas. Aquí tenemos dos picos que son la Cornisa justo antes del Colaero por el que bajamos a 7 lagunas y otro que se sale de la cuerda de los 3000,  el Peñón del Globo.

Camino del Puntal de la Cornisa. Al fondo el Peñón del Globo y Tajos Coloraos.




Volvimos sobre nuestros pasos en busca del puntal de 7 lagunas, aunque yo decidí junto con Emilio, darme un baño en la laguna Altera, y comer algo que estaba muerto de hambre. Mientras José y Miguel, aprovecharon para subir al puntal mientras que yo me bañaba. Y echarnos fotos en plan paparazzi bañándonos en pelotas, espero José que las hayas borrado, por el bien de la humanidad..
En este punto teníamos un problema con el agua, apenas nos quedaba y el agua que disponíamos era potabilizada que teníamos de la Laguna de Vacares. Al final cogimos un poquito de agua que brotaba  a ras del suelo.
De aquí partimos a la Laguna Hondera, a echarnos un ratito en la hierba y descansar, pues la mañana había sido bastante dura.


Siete lagunas unos de los lugares mágicos de Sierra Nevada

Una vez reposada la comida, el vino y la siestecita, ¡ponte tú a subir la cuesta del resuello! Como diría mi amigo Kiki, "se me escapo un peo como un membrillo". A partir de aquí la fatiga de mis piernas empezó a ser acusada, poco a poco me fui quedando atrás mientras que mis compañeros de fatiga, iban a un ritmo que yo no podía seguir. 
Laguna Hondera y el nacimiento del río Culo de Perro. 



Por fin terminamos esta infernal cuesta para situarnos en la "Loma de los Mulhacenes" Un canchal de Piedras. Dejamos las mochilas para dirigirnos al Mulhacen II, para hacernos la "arretrataura" con un viento infernal.

Foto a contraluz con la cámara cogida por piedras. El viento te arrancaba hasta las pestañas. ¡Para salir volando!
Tan sólo nos queda por conseguir la máxima cota, la montaña más alta. Así que sin más no pusimos a realizar el último esfuerzo siguiendo la cuerda que separa estas dos cimas.
Restos de ventisqueros. 
 Por fin llegamos al Mulhacen...



... es hora de hacer balance de lo que llevamos y de lo que nos queda.

Lo que llevamos, vistas hacia el noreste.


Cara norte, con la laguna La Mosca.

En lo más alto de la península.

























Cara suroeste, lo que nos queda.




Una vez realizadas las millones de fotos de rigor, nos quedaba la tediosa bajada hacia la caldera por la cara oeste del Mulhacen, con las rodillas que parecían de cartón, y que apenas podía ya flexionar. Hasta que por fin llegamos al refugio de la caldera, que estaba a tope de gente. así que tras deliberar si dormir a la intemperie o dentro, optamos por dormir en el suelo del refugio, no sin antes repostar agua un poco más abajo de la laguna en unas chorreras. 

Aprovecho para manifestarme en contra de la gente que usa el refugio como si fuera un hotelito donde hacer noche en verano en la sierra. Había gente que apenas llegamos ya estaban acostados, lo cual me parece bien porque en montaña ya se sabe que hay que acostarse temprano porque se madruga mucho, ahora que esa gente que cuando llegamos casi a las 21 estaba acostada y que a la mañana siguiente cuando nos levantamos a las 7  (que para mi es tarde) seguían durmiendo, que desayunamos y que cuando nos fuimos seguían durmiendo, me parece que no tienen vergüenza  "los refugios vivaq abiertos no son un hotel". 
Así que dicho esto me despido hasta el siguiente día.


Llegando a la Caldera

Tercer día

Aqui esta el enlace del track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4221521


Esta entrada la podría llamar del Vía Crucis. Esto es debido a que la mañana de este tercer día me levante con un tremendo dolor de cabeza y un poco de angustia, ya que la anterior noche apenas pude dormir puesto que que en aquel refugio parecía que roncaban todas las personas que había dentro. No pude conciliar el sueño en ningún momento, decidí a mitad de la noche salirme, a pesar de las ráfagas de viento pero al poco de conciliar algo el sueño se puso a llover, así que tuve que volverme otra vez adentro a escuchar la sinfonía de ronquidos.
Mulhacen desde La Caldera

Con lo cual me levante reventado del cansancio acumulado en los anteriores día, ya que era mi tercera noche sin apenas dormir nada. Tras desayunar, aun quedaba gente durmiendo en las literas (la madre que los parió), los mismitos que cuando llegamos ya habían pillado las literas y estaban durmiendo. "Señores los refugios son para vivaquear no son hotelitos".

En fin al poco de desayunar, vomité todo el desayuno pues algo no andaba bien en mi cuerpo.
Los planes eran coronar el puntal de la caldera y otros tres miles que quedaban entre éste y el Veleta. Pero mi cuerpo no estaba para fiestas, así que como Emilio parecía que estaba también destrozado decidimos coger la pista que va hacia el refugio de la Carigüela, mientras que José y Miguel continuaron con el plan (me quito el sombrero, ¡qué cojones!).
En el camino hacia la Carigüela, parecíamos penitentes,  yo no podía tirar de mi cuerpo. En una paradita que hicimos para comer algo, pues en mi estómago no había reservas después de la vomitera de la mañana, me tumbé sobre una piedra y me quedé dormido. No podía apenas andar, mi cuerpo necesitaba dormir.
Conforme nos acercábamos al refugio, donde quedamos con Esther e Irene, aquello parecía una romería de excursionistas y ciclistas aprovechando el buen día que hacía. Por fin llegamos al refugio pero ellas no habían llegado aún. Menos mal que las literas estaban libres, así que nos echamos a dormir hasta que por fin llegaron. La cabeza me iba a estallar así que me tome un ibuprofeno, y me volví a dormir, mientras llegaron José y Miguel.
Comimos una autentico picnic de lujo en montaña con cervecitas, tortillas de patatas filetes empanados, un auténtico manjar.
Pedazo de manjar.

La verdad es que les estaremos eternamente agradecidos a  Irene y Esther por el apoyo logístico que nos han prestado. La anécdota fue que Esther estaba embarazada de cerca de seis meses e Irene también lo estaba aunque aún no lo sabíamos  Así que nuestro hijo y la hija de José y Esther ya  han hecho su primer tres mil. Jejeje...
Estoy "reventao"

6+2

Después de comer José, Miguel y Emilio, subieron al Veleta mientras que yo seguí durmiendo, necesitaba un poco más de descanso, y como el Veleta ya lo tengo más que convalidado, aproveché para una siestecita. Y la verdad es que me sentó de maravilla, había recargado las pilas, el dolor de cabeza desapareció y aunque no tenía muchas ganas de continuar, decidí hacerlo por "vergüenza torera" . Emilio que es más sensato que yo y al día siguiente le esperaba una paliza de carretera decidió bajarse para descansar.
En el grupo quedamos tres, así nos fuimos a por el resto de tres miles que nos quedaban empezando por Loma Púa un tres mil de los grandes olvidados por su cercanía de la Carigüela y porque mucha gente piensa que no es un tres mil, aunque a mí me gusta mucho por su forma tan peculiar y por la arista que tiene.

Continuamos por la arista de los tajos de La Virgen  una de las aristas más alpinas y divertidas tanto en invierno como en verano, pasando por picos tan peculiares como el Fraile de Capileria, un peñasco enorme y casi inaccesible.

Y por pasos divertidos...


Por fin llegamos al refugio de Elorrieta, lugar donde pasaríamos la noche pero antes fuimos en busca de algunos picos situado en la vertiente sur del valle de Lanjarón; estos son Tajo de los Machos y Cerrillo Redondo. 
Refugio Elorrieta


Hacia Tajo de los Machos y Cerrillo Redondo

Una vez hechos estos Picos debíamos de ir a por agua a la laguna de Lanjarón ya que apenas nos quedaba, pero el cansancio de José y Miguel era más que evidente, así que como yo me había dormido un par de horas fuí a por el agua para que ellos pudieran descansar pues bien merecido lo tenían. 
Y esa noche por fin pude descansar ya que dentro del refugio había una colchoneta y esa noche nadie roncó, bueno quizás yo fuera el único, jejeje... .

No hay comentarios:

Publicar un comentario