18 jun. 2012

Técnica de alpinismo (I): Autodetención



Técnica de autodetención.


Es la única posibilidad de que dispone un escalador para frenar su caída y, por esta razón, es la técnica más importante en el movimiento sobre nieve, ya que puede salvar su vida y la de sus compañeros. La pondremos en práctica si las medidas preventivas como el autoseguro fallan y la caída se produce, aunque también la necesitaremos  para  evitar  que  un  compañero  encordado  a  ti  te  arrastre  si  se  cae mientras avanzáis progresando por una pendiente o un glaciar agrietado.
En caso de producirse la caída hay que adoptar, lo más rápido posible, la posición de autodetención.  Para  ello,  el piolet se  colocará  sensiblemente  diagonal  respecto  al  cuerpo,  asiéndolo  con  una mano sobre la cabeza, con el pulgar debajo de la pala y la otra por encima del regatón. El cuerpo se vuelve de cara a la pendiente, posición desde la que se clava el pico en la nieve con energía e insistencia, haciendo fuerza sobre éste y las punteras de las botas, separando las piernas, en caso de no llevar crampones. 
Si en un principio no se logra la detención, se debe insistir con fuerza, pues más abajo la consistencia de la nieve o la inclinación de la pendiente puede ser más favorable. En todo caso este procedimiento controlará la velocidad de deslizamiento.
Es fundamental levantar los pies si se llevan crampones, ya que si se clavaran las puntas de éstos, en lugar de controlar la caída, voltearíamos hacia atrás, perdiendo toda posibilidad de frenar. La posición de autodetención debe adoptarse cuanto antes; cada segundo de deslizamiento aumenta considerablemente la velocidad y, por consiguiente, dificulta cualquier acción.
Se trata de una técnica que no es instintiva, por lo que debe practicarse muchas veces y desde todas las posiciones posibles.

Asi que para su práctica o iniciación partiremos desde una pendiente segura buscaremos un lugar seguro con una inclinación que iremos aumentando de manera gradual. Esta pendiente ha de terminar en un lugar llano y seguro, sin piedras u otros elementos que nos puedan lastimar. Practicaremos nociones básicas de autodetención.


Enunciaremos tres principios en la técnica de autodetención:
•    Reaccionar rápido. 
•    Si estamos boca arriba, darnos la vuelta rápidamente y clavar el piolet (si es que no lo hemos perdido al caer).
•    Cuanto  más  tardemos  en  reaccionar  más  difícil  será  detenernos.  En  ese  caso, intentar evitar rocas y demás obstáculos. 

La autodetención no es una técnica instintiva, necesita aprendizaje y práctica. La posición normal de autodetención es fácil de aprender, pero el asunto se complica si te caes de forma descontrolada,  de  espaldas  o  de  bruces.  El  objetivo  es  siempre  colocarse  en  la  posición básica de autodetención lo más rápido posible. 

Por ello practicaremos los siguientes supuestos :

A)  Autodetención sin piolet y sin crampones

En el caso de no disponer de piolet para la autodetención, dirige tus esfuerzos a quedarte a “cuatro  patas”,  es  decir,  boca  abajo  con  la  cabeza  hacia  arriba,  piernas  ligeramente separadas, empujando con los brazos. Con ello se genera un punto de presión en la punta de las botas. 

Autodetención sin piolet y sin crampones 

B)  Autodetención con piolet y sin crampones

El  piolet  es  el  instrumento  fundamental  de  la  autodetención  sobre  nieve  dura.  En  nieve
blanda el pico no llega a enganchar en la superficie, y te será de poca utilidad, pero puedes
utilizar el mango y además frenar con pies, rodillas y codos, hundiéndolos en la nieve.

Si   llevas   el   piolet   en   agarre   de   autoseguro,   primero   debes   cambiar   al   agarre   de
autodetención.  Una  vez  así  sujeto,  agarra  también  el  piolet  con  la  otra  mano  justo  por  el
regatón,  sitúa  el  piolet  en  diagonal  frente  al  pecho,  con  la  pala  cerca  del  hombro  y  el
regatón cerca de la cadera opuesta.  Ahora estás preparado para frenar. 








C) Caída sobre la espalda y con los pies hacia abajo.

Con el piolet bien agarrado, gírate hacia la nieve por el lado donde esté la cabeza del piolet, esto es importante, hacia el lado contrario corres el riesgo de que el regatón se clave en la nieve y pierdas el piolet. Clava enérgicamente el pico en la nieve y descarga el peso entre éste  y  los  pies  (o  las  rodillas),  manteniendo  las  piernas  separadas  y  ofreciendo  así  tres puntos de apoyo. Ésta es la posición básica de autodetención. 


D) Caída sobre la espalda y con los pies hacia abajo. 

La cabeza del piolet, que mantienes cerca del hombro, recibe el peso que cargas sobre el hombro y el pecho.  Para facilitar que el pico se clave, mantén tu cabeza baja junto a  la nieve y arquea la espalda, ayúdate tirando del regatón hacia arriba.

E) Caída sobre el pecho y cabeza abajo.

Una vez agarrado el piolet con las dos manos, clava el pico del lado en el que se encuentre la cabeza del piolet, y hazlo fuera de tu trayectoria para evitar herirte; esto provocará una rotación sobre la punta que te colocará con los pies hacia abajo, hasta llegar a la posición básica de autodetención.












F) Caída sobre el pecho con los pies hacia arriba.











Caída sobre la espalda con los pies hacia arriba.

De nuevo agarra correctamente el piolet para la autodetención y clava el pico hacia el lado que se encuentre la cabeza del piolet, intentando cargar el peso sobre la punta, para girar los pies hacia el valle hasta la posición básica como en el caso anterior.




Autodetención con piolet y crampones.


No deberías resbalar si llevas puestos los crampones, pero si necesitas autodetenerte y los llevas, levanta los pies y apoya sólo las rodillas, para evitar que las puntas se enganchen en la pendiente y te provoquen un volteo o lesiones en los pies.
Frenado con crampones y piolet.




Consideraciones sobre la autodetención.

Considera la autodetención como el último recurso, no como la solución a los errores. Si el resbalón  acontece  sobre  una  pendiente  de  hielo  puro  en  vez  de  nieve,  dicho  sistema resultará ineficaz.

Es decisivo que no haya ni un segundo de pánico y que se comience inmediatamente con el movimiento  de  autodetención.  Pero  éste  sólo  funciona  si  se  conocen  las  técnicas  y  se ensayan. 

Si te resulta complicado cambiar la postura de la mano del piolet y no te sientes confiado, progresa directamente con el piolet en agarre de autodetención.

Cualquier escalador que intente autodetenerse sin éxito debe resistir e insistir con todas sus energías y no dar la situación por perdida; puede que unos metros más abajo, la nieve o la pendiente sean más favorables, En cualquier caso siempre disminuirá algo su velocidad, y si está encordado facilitará a sus compañeros que le detengan. 

Por  el  hecho  de  ser  un  recurso  de  emergencia,  debes  practicar  la  autodetención  con regularidad, yo recomendaría sobre todo al principio de la temporada invernal, puede salvar tu pellejo o el de tus compañeros. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario