18 jun. 2012

Iniciación al Montañismo.




INICIACIÓN AL MONTAÑISMO
:

Una introducción a conceptos básicos en escalada, senderismo y montañismo.

Hay muchas maneras de ponerse en marcha. Aquí están algunas:
1. Unirse a un club de escalada, senderismo o montañismo.
2. Realizar una excursión sencilla, practicar en boulder  escuela,  en vías sencillas o paredes sencillas de escalada. 
3. Ir a un curso. Al concentrarse en las habilidades esenciales, el profesional que imparta el curso puede acelerar su progresión.
4. Por último, una vez tengas una buena base de conocimientos, actitudes y habilidades os invitaría a que hagáis vuestro propio camino! Muchos montañeros y senderistas iniciados  aprenden a través de sus propias experiencias, simplemente por sus propios medios, sin embargo, con una orientación de alguien con más conocimientos se pueden cosechar muchos más beneficios que el aprendizaje autónomo.
Lo positivo de todo esto hoy en día es la gran cantidad de material de buenas prácticas disponibles de forma gratuita. A continuación presentamos una selección de módulos  que se deberían de tener en cuenta a la hora de iniciarnos en la montaña.

Predisposición, Iniciación al Montañismo
El montañismo atrae a muchas nuevas personas cada año, muchos de ellos quedamos enamorados para siempre otros deciden no volver nunca más.  La práctica de esta modalidad deportiva no está exenta de sufrimientos y penalidades pero en contrapartida ofrece muchas satisfacciones, sensaciones y experiencias que no pueden vivirse en ningún otro lugar de nuestro actual mundo moderno.


A muchos les atrae la experiencia de vivir la aventura en plena naturaleza, puesto que ésta última les encanta y el montañismo les permite conocer nuevos y magníficos parajes que sin su práctica nunca llegarían a descubrir. A otros, además de lo anterior, les supone un reto el enfrentarse con lo desconocido, con el misterio. Otros, además, buscan también superarse a sí mismos superando las dificultades y peligros que la montaña entraña. Y a otros, además de todo lo anterior, la montaña les supone un sentimiento de paz y tranquilidad que les hace olvidarse de la vida cotidiana. Para otros supone afianzar lazos de amistad que raramente se pueden extrapolar a la vida cotidiana.
Un paso previo antes de disfrutar de todo esto es necesario prepararse física, técnica y mentalmente, y este proceso de preparación y aprendizaje es largo y no necesariamente complicado, aunque, el perfeccionamiento de un buen montañero nunca termina. Toda esta preparación y aprendizaje servirá para asegurar nuestra propia seguridad, la de los compañeros y para que no dejemos de disfrutar de la montaña. Cuanto más conocimentos y recursos tengamos más éxito tendremos de cara a enfrentarnos a la montaña.
Dentro de este aprendizaje podremos saber qué tipo de ropa llevaremos en nuestra salida dependiendo de las condiciones meteorológicas previstas, cómo evaluar esas predicciones y sacar conclusiones, qué equipo hay que incluir para una determinada ruta y/o ascensión, qué tipo de alimentos son los más adecuados, cómo hidratarnos, cómo recorrer largas distancias sin llegar a la extenuación, cómo orientarse por si mismo, qué técnicas de trepada y/o escalada se deben emplear en cada situación, cómo se maneja una cuerda y el equipo de escalada, cómo actuar en caso de accidente, en fin a cómo hacerse valer por uno mismo en un terreno inhóspito al ser humano y alejado de la civilización.
en las primeras aproximaciones que hagamos a la montaña existen dos factores principales que pueden hacer que nos enganchemos a esto o que lo dejemos de lado a las primeras de cambio son la preparación física y la preparación mental. El montañismo y/o alpinismo es una actividad muy exigente, hacen trabajar en exceso tanto al propio cuerpo como a la mente. Si aún no estás preparado no salgas a  zonas altas, prepárate primero en rutas de mediana y baja montaña. Cuanto más entrenado estés a mayores aspiraciones podrás optar, permitiéndote disfrutar de tus salidas en lugar de simplemente terminarlas y aumentado además tu propia seguridad. Si te enganchas a esto no abandones jamás tu estado físico o estarás comprometiendo tu propia seguridad y la de tus compañeros de salida. En montaña hay que tener en cuenta siempre la siguiente norma: un grupo es tan fuerte como la fortaleza que tenga el más débil; el ritmo ha de marcarlo el más débil.  Pero en muchas ocasiones no bastará solo con tener una buena forma física para culminar con éxito una ascensión, habrá que tener además la suficiente fuerza, entereza y calma mental. De la calma mental, sobre todo, dependerá que podamos o no superar pasos comprometidos, aguantar el mal tiempo, recorrer grandes distancias e incluso enfrentarnos a un accidente en montaña. De la prudencia también, dependerá que sepamos reconocer y aceptar cuando no podemos continuar y  deberemos retirar ante una situación de peligro o ante un paso para el cual no estamos preparados aún. Una persona sin el debido entrenamiento mental lo puede llegar a pasar muy mal, aún teniendo muy buen estado físico, en pasos aéreos como crestas o incluso en la misma ascensión al Veleta cuando tenga que cruzar por rampas de hielo. Los retos mentales a los que nos somete la montaña hacen que muchas veces nos encontremos con nuestra verdadera forma de ser, con nuestro verdadero yo, cara a cara con nosotros mismos. En el aspecto mental todo lo que avancemos o aprendamos en una salida nos servirá de experiencia en las siguientes sabiendo poco a poco como enfrentarnos y resolver situaciones de peligro.
Otro condicionante importante para disfrutar del montañismo y/o alpinismo,  es el amor por la naturaleza. Una persona amante de la naturaleza sabrá que la recompensa no está solo al final de la ruta marcada si no durante todo el trayecto de la misma al ir descubriendo nuevos parajes. Ir observando durante toda la ruta la naturaleza y el entorno que nos rodea ayudará a hacer más llevadero el camino, por muy largo que éste sea. Un buen montañero debe estar completamente concienciado de que su actividad puede acarrear grandes destrozos y graves trastornos, por lo que desde un primer momento debe quedarle claro que es sumamente importante no dejar huella de su paso, dejando todo como estaba. Es una auténtica pena llegar a un paraje de singular belleza como los lagunillos de la Virgen, Siete Lagunas o La Vereda de la Estrella, por poner solo algunos ejemplos, y encontrarse con basura. De hecho por muchos lugares donde solo pueden acceder montañeros con cierta experiencia,  como en el refugio vivaque de la caldera se encuentran papeles, latas, botellas, etc., una auténtica vergüenza para nuestro colectivo. En la mente de un buen montañero debe estar siempre la necesidad de salvaguardar el entorno que ama y en el que disfruta. Y ese entorno incluye también a las diferentes especies de fauna que allí se puedan encontrar, a las cuales nunca se molestará. En Sierra Nevada existen varias especies que están en serio peligro de extinción, algunas de ellas endémicas, por lo que siempre respetaremos las prohibiciones que pudiese haber en determinadas épocas del año para transitar o escalar por una determinada zona donde se aquellas se encuentren.
En resumen, las predisposiciones que tenemos que tener para lograr iniciarnos en montaña son una combinación de continuo aprendizaje, entrenamiento, motivación, superación, convivencia con el grupo, amor y respeto por la naturaleza, por nosotros mismos y por los demás seres vivos que nos rodean.



Equipo Básico de Montaña

Hay quienes piensan que el hábito no hace al monje, ni el material hace al alpinista, aunque esta máxima seria desde mi unto de vista una verdad a medias. Es cierto que hay personas que suben a cualquier cima casi en chanclas y con un palo en la mano donde el resto de los mortales no subiríamos ni en helicóptero  pero no se pueden hacer leyes de las excepciones.
La  persona que quiera iniciarse en montaña puede estar completamente predispuesta, aceptando y dando por hecho todo lo anteriormente comentado, pero no le quedará más remedio, por su propia seguridad, que admitir y realizar también un cierto desembolso económico inicial que le permita hacerse con el debido equipo mínimo de montaña por su propia seguridad.
Mi recomendación es que que empecemos desde lo sencillo a lo complicado y conforme vayamos aumentando la dificultad vayamos adquiriendo material más especifico. También podemos apuntarnos a un club de montaña donde tenga material propio, que podamos ir usando, hasta que tengamos nuestro propio material que es lo ideal. Sin este equipo mínimo nadie tendría nunca que aventurarse en montaña, al menos en alta montaña.
Con la amplia oferta que existe actualmente en el mercado de todo tipo de material de montaña la persona que se quiera iniciar se encontrará lógicamente pérdida y le será muy difícil elegir, de tal modo que llegará incluso a comprar algo que con el paso del tiempo y la adquisición de experiencia se dará cuenta quequeda por debajo de los resultados esperados y no le sirve. Para evitar que esto suceda y tratar de ayudar en la elección, a continuación vamos a tratar de dar la información necesaria para adquirir un buen equipo básico de montaña con el que iniciarse. No vamos a especificar marcas ni modelos, ni tampoco precios, esto queda a elección del usuario. Sí se deben tener muy en cuenta los siguientes aspectos:
- Lo más caro no tiene porque ser lo mejor.
- Lo más barato no es siempre lo más económico.
- El alto precio de algunos materiales (sólo de algunos) estará justificado por su excelente calidad, no por el diseño.
- Un material que le vaya bien a una persona no tiene porque funcionar igual con otra.
- Antes de comprar un material cerciórate de que es lo que verdaderamente necesitas.

Vamos a entrar a continuación a describir los distintos elementos de un correcto y buen equipo básico para iniciarse en montaña, teniendo en cuenta la normal progresión de un montañero (la mayoría de personas se inician al montañismo durante alguna época distinta al invierno para después proseguir si lo desean con la montaña invernal), es decir, tratando solo los elementos de un equipo para tres estaciones y no comentando nada acerca de herramientas relacionadas con la montaña invernal puesto que éstos se podría decir que corresponden a una ampliación del equipo básico.

Ropa de Montaña
Un montañero y/o alpinista se verá obligado con gran frecuencia a soportar duras condiciones meteorológicas que para nada se pueden comparar con las dadas por ejemplo en su ciudad, muchas veces pasar penalidades es consecuencia de una mala planificación en la elección de la ropa. Para superar estas condiciones se necesitan prendas técnicas.Por culpa de una ropa de mala calidad , por no usarlas correctamente, o por no llevar la ropa adecuada para la actividad montañera, muchas personas, año tras año, sufren las consecuencias. Consecuencias que pueden llegar a ser muy graves, como en el caso de la hipotermía donde se sufre un descenso rápido, incontrolado y muy peligroso en la temperatura corporal, causa ésta de frecuentes muertes en montaña. Y para sufrirla no es necesario ir al Himalaya, bastará con ir mal equipado en cualquiera de las sierras que tenemos en Andalucía,  en un día frío, y no necesariamente de pleno invierno.
La función principal de estas prendas técnicas es no dejar escapar, bajo ninguna condición, la capa aislante de aire caliente que tenemos cerca de la piel, que es la que nos mantiene secos y calientes. La clave fundamental es mantenerse seco aún cuando esté lloviendo, nevando o haya niebla, además de cuando se produzca la sudoración del cuerpo debido al esfuerzo que estemos realizando o, en días de verano, al fuerte calor existente. Mojados perdemos del orden de hasta 20 veces más de calor corporal que secos. Por esto, todas las prendas tienen que cumplir al menos dos funciones: transpirabilidad y rápido secado. Con la transpirabilidad se consigue que nuestras gotas de sudor se evaporen hacia el exterior rápidamente, manteniendo seca la capa aislante de nuestra piel y nunca dejando escaparla. Con el rápido secado se consigue que tras un chaparrón o una gran sudada la ropa vuelva en poco tiempo a estar seca para no exponer a la humedad durante un largo periodo a dicha capa aislante.
Otras dos características muy importantes de estas prendas, sobre todo las que llevemos en contacto directo con el ambiente, son la capacidad de ser cortavientos e impermeables (mejor todavía si incluyen también las anteriores dos características descritas de transpirabilidad y rápido secado). En días de viento frio y/o lluvia, nieve, niebla estas tecnologías son fundamentales, y además funcionan de verdad.
En el mercado actual hay una auténtica variedad de prendas que incluyen algunas o todas las tecnologías descritas. Como norma general escogeremos para las prendas interiores aquellas que incluyan las tecnologías de transpirabilidad y rápido secado y para las prendas exteriores aquellas que cumplan con las cuatro tecnologías de transpirabilidad, rápido secado, cortavientos e impermeabilidad. Que nadie se piense que una prenda que incluya estas cuatro tecnologías tiene que pesar mucho o ser muy voluminosa, al contrario, la técnica actual aplicada sobre tejidos sintéticos presta las máximas cualidades con un peso y volumen mínimo, fundamental en montaña.
En montañismo y alpinismo, al igual que en otras disciplinas relacionadas con la montaña como esquí o BTT, se utiliza siempre el denominado Sistema de Capas. Este sistema de capas consiste en combinar las prendas de ropa de montaña necesarias para asegurar la correcta eficacia contra la pérdida de calor. No consiste en ponerse diez capas de ropa, al contrario, consiste en ponerse las mínimas (mínimo peso y volumen posible) pero que éstas a su vez nos den el suficiente nivel de confortabilidad ante cualquier inclemencia meteorológica. Esto sólo se consigue a través del uso de prendas que incluyan las tecnologías anteriormente descritas. El funcionamiento es muy simple, cuando se tiene calor se quitan capas (quedándose siempre con al menos una, en montaña no se puede ir a pecho descubierto nunca) y cuando se tiene frío se añaden (siempre respetando la regla de la mínima ropa posible). Por lo general, este sistema de capas, ninguna más importante que otra, estará formado por (nos referimos aquí solo a la parte superior del cuerpo, en las piernas la mayoría de veces no se recurre a este sistema aunque claro está se puede aplicar a ellas perfectamente, dependiendo de lo friolera que sea la persona):
1.- La capa en contacto directo con nuestro cuerpo. Ropa interior que por lo general constará de la llamada camiseta térmica, que podrá ser de manga corta o larga o muy gruesa o poco, a elección de cada persona. Como cualidades tendrá que cumplir ser muy transpirable para mantener siempre el cuerpo seco.
2.- Una o dos capas aislantes. Como función tienen la de retener el calor del cuerpo y la de protegernos del ambiente exterior en determinados días. Entre sus cualidades tendrán que incluir transpirabilidad, rápido secado, cortavientos e impermeabilidad, es decir, las cuatro tecnologías antes descritas. Hay que tener en cuenta que esta capa será la que esté en contacto directo con el ambiente exterior en aquellos días no muy fríos en los que no se hace necesario el uso de la capa externa. Como prendas modelo encontramos en el mercado los conocidos forros polares técnicos (o SoftShell más recientemente), de distinto grosor y/o cualidades técnicas. De lo friolera que sea una persona dependerá el uso de una o dos capas. Es importante señalar que estas prendas deben respetar la regla del menor peso y volumen posible. Entre cada tipo de prenda de las anteriormente citadas podremos encontrar infinidad de modelos y diseños, y también de precios, así que afinar será crucial para conseguir la mejor relación calidad-precio.
Tan importante como la destinada a proteger el cuerpo es la ropa destinada a proteger la cabeza, manos y pies. Por estas extremidades, sobre todo por la cabeza, se pierde mucho calor corporal si no las llevamos lo suficientemente protegidas. La cabeza debe ir protegida tanto en invierno como en verano, para evitar la pérdida de calor o para evitar una insolación. En días fríos utilizaremos un gorro, preferiblemente técnico con tecnología de transpirabilidad, secado rápido e impermeabilidad (aunque no estará de más que sea también cortavientos), aunque muchas veces nos valdrá con un gorro de lana o de los de tipo pasamontañas (no muy aptos para días de lluvia, se calan rápido). Para las manos tenemos un amplio rango de elección y también se podrá aplicar en ellas el sistema de capas dependiendo de las condiciones existentes y de lo friolera que sea la persona, aunque hay una regla que se ha de cumplir casi a rajatabla y es tener las manos secas y el interior del cuerpo caliente.  Lo normal será incluir unos guantes de forro polar para los días de relativo frío y cuando no vallamos a tocar nieve con ellos. Si existe la posibilidad de tocar nieve o en días muy fríos lo mejor será utilizar unos guantes técnicos que cumplan las cuatro tecnologías antes descritas. Hay que estar muy atentos a no dejar partes del cuerpo a la interperie entre los guantes y las mangas de las capas que llevemos puestas en el cuerpo. Respecto a los pies debemos saber que lo recomendable es utilizar calcetines técnicos, tanto en verano como en inverno (los hay para cada una de estas dos estaciones). Las principales cualidades que deben tener son la transpirabilidad y el secado rápido. Un montañero que en plena actividad lleve los pies mojados a buen seguro pasará un mal día. Las ampollas, entre otros factores como el roce de los pies con las botas, se forman tanto por llevar los pies húmedos como por un mal diseño del calcetín. Será muy recomendable que en lo referente a diseño éstos incluyan los típicos refuerzos o protecciones en las partes más sensibles del pie. Siempre nos colocaremos los calcetines estirados, es decir, nunca dejaremos arrugas en el calcetín dentro de la bota, para evitar al máximo los roces y la aparición de ampollas. Muy importante también es la protección del cuello en días frios, que deberemos completar, además de con los cuellos bien ajustados de las prendas que ya llevemos, con un protege cuellos tipo los llamados bragas, que podrán ser o no técnicas.

Cómo preparar la mochila

Mi primer recuerdo a la hora de preparar una mochila se remonta al año 1987, pertenecía a los Boys Scouts, y cuando íbamos de acampada varios días un ejercicio que teníamos que realizar era preparar la mochila. Para ello teníamos que hacer tres montones, uno donde colocábamos las cosas que consideráramos imprescindibles para la supervivencia (imaginaros con 9 años cómo podía ser ese montón), el segundo de cosas que quizás nos hicieran falta y por último aquellas cosas que no servían de nada. Luego nos decían que pusiéramos en la mochila solo aquellas cosas que ellos consideraban del primer montón. 
La lógica de este sistema de elección radicaba en que no porteáramos mucho peso pues andábamos mucha distancia durante varios días cargados con la mochila porter (sí aquella con estructura de aluminio) la tienda de campaña canadiense (marca ártica azul y naranja) que teníamos que repartir el peso entre varios mocosos porque al levar las varillas metálicas pesaba demasiando como para llevarla una sola persona
En montaña la lógica es la misma, mínimo peso máxima utilidad. Hay que adecuar el contenido de una mochila a lo que vayamos hacer. Esto que parece al lógico y sencillo no siempre es así, no tiene ningún sentido si vamos a realizar una excursión de senderismo o montaña sin ningún tipo de paso aéreo, que nos llevemos arnés, cintas Express, etc… solo para presumir de material, así como que tampoco lo tiene que realizamos una ruta que previsiblemente tenga pasos complicado y no llevamos arnés, cuerda, etc.
Por lo tanto propongo varias listas dependiendo de lo que vayamos a realizar


Lista 1:Mochila invernal un día.

Material
Lo llevo
No hace falta
No lo tengo
Gafas de sol



Gafas de ventisca



Guantes de forro polar



Guantes impermeables



Gorro



Braga



Calcetines de recambio



Camiseta de recambio



Crampones



Toalla bayeta



Polainas



Piolet Pala



Piolet martillo



Cintas expres, anillos. Friends, fisus...



Reverso, megajul...



Cuerdas dobles.



Mosquetón de seguridad, Mosquetones auxiliares,



Bastones



Casco



Protector solar



Protector de labios



Cámara de fotos



Prismáticos



Tripode



Mapa



Frontal leds




Lista 2:Mochila invernal esqui de travesía.


Material
Lo llevo
No hace falta
No lo tengo
Gafas de sol



Gafas de ventisca



Guantes de forro polar



Guantes impermeables



Gorro



Braga



Calcetines de recambio



Camiseta de recambio



Crampones



Toalla bayeta



Polainas



Piolet Pala



Piolet martillo


Bastones



Casco



Protector solar



Protector de labios



Cámara de fotos



Prismáticos



Tripode



Mapa



Frontal leds


Esquis de travesia



Pieles de foca



Cuchillas










Lista 3: Mochila invernal paso alpino  varios dias


Material
Lo llevo
No hace falta
No lo tengo
Gafas de sol



Gafas de ventisca



Guantes de forro polar



Guantes impermeables



Gorro



Braga



Calcetines de recambio



Camiseta de recambio



Crampones



Toalla bayeta



Polainas



Piolet Pala



Piolet martillo



Cintas expres, anillos, friends, fisus...



reverso, megajul...



Cuerdas dobles



Mosquetón de seguridad, mosquetones auxiliares



Bastones



Casco



Protector solar



Protector de labios



Cámara de fotos



Prismáticos



Tripode



Mapa, brújula, gps.



Frontal leds



Hornillo, cazo y mechero .



Esterillo aislante Saco de dormir



Powerbank y pilas.



Manta sirius



Tienda de campaña





Lista 4: Esquí varios días.


Material
Lo llevo
No hace falta
No lo llevo
Gafas de sol



Gafas de ventisca



Guantes de forro polar



Guantes impermeables



Gorro



Braga



Calcetines de recambio



Camiseta de recambio



Crampones



Toalla bayeta



Polainas



Piolet Pala



Piolet martillo



Cintas o anillos



Ocho



Mosquetones auxiliares



Mosquetón de seguridad



Bastones



Casco



Protector solar



Protector de labios



Cámara de fotos



Prismáticos



Tripode



Mapa, brújula y gps



Frontal leds



Hornillo, cazo.



Esquis de travesia



Pieles de foca



Cuchillas



Esterillo aislante, saco de dormir



Manta sirius



Powerbank y pilas



Tienda de camapaña








Estas listas son flexibles y se pueden adaptar según las preferencias personales aunque el hecho de realizar una lista es muy útil de cara a que no olvidemos nada y que tengamos un control sobre lo que sale y lo que entra, para que no se  confundamos con los mosquetones y cintas de los demás.
Admás de estas listas os propongo una serie de recomendaciones generales.
A la hora de seleccionar la ropa de abrigo seleccionar aquellas que tengan más prestaciones técnicas y ocupen el menor volumen.
No dejar nada colgando fuera de la mochila excepto los piolets, que se colocarán fuera con el pico hacia dentro para evitar enganches y accidentes (sobretodo en los refugios), así como proteger la hoja del piolets y el regatón con un protector, sino un buen remedio son las cámaras de bicicleta de carretera viejas o pinchadas las podemos utilizar pomo protectores.
También sería casi imprescindible una funda impermeable para la mochila si esta no es impermeable


Introducir las cosas en orden inverso al uso, primero las cosas que no tengan un uso inmediato (Saco de dormir, muda de ropa…) y por último las cosas que no vayamos a utilizar o tengamos urgencia en sacar (chubasquero, guantes).
Dejar los bolsillos laterales para objetos delicados, como cámaras de fotos, gafas frontales, mapas, o también para pequeños objetos como cordinos, mosquetones. Esto  nos permitirá poder hacer uso de ellos sin tener que desparramar mucho la mochila
Los Crampones guardados en su funda o si no tenemos funda, podemos usar las fundas para guardar las zapatillas de fútbol sala que a mi me van muy bien.
La comida intentar meter en bolsas que se pueden meter en bolsas individuales.
El peso de la mochila ha de estar equilibrado.

A la hora de colocarnos la mochila si es muy pesada nos inclinaremos hacia delante para que el peso de la mochila recaiga sobre los riñones y no sobre los hombros así conseguiremos fatigarnos menos. Nos inclinaremos hacia delante si nos pueden ayudar mejor, ajustaremos la correa de los riñones y comprobaremos que los hombres apenas reciben peso de la mochila.




Mochila de Montaña
Aquí si que hay lío a la hora de elegir. Existe una amplísima variedad ya que existen diferentes tipos de sistemas de sujeción al cuerpo, diferentes capacidades de carga y diferentes capacidades técnicas, entre otras muchas características. Hago un inciso para recordar una frase de las más acertadas que se dicen en este mundillo "cuanto más grande es una mochila más cosas caben dentro ... y más pesa", así que dependiendo de la duración de nuestras salidas y/o de la actividad que vayamos a desarrollar nos decantaremos por una u otra mochila, en lo que a capacidad y tecnicidad se refiere. Si nuestras salidas durarán un solo día, se llevarán a cabo solo con buen tiempo (donde no será necesario cargar con mucha ropa) y no hacemos cosas técnicas la mejor elección será una mochila pequeña y no muy técnica. Con unos 20 o 25 litros de capacidad será suficiente para llevar un chubasquero, una prenda de abrigo, agua, comida y algunos artículos más. Si pensamos salir también no solo en aquellas épocas del año con buen tiempo y además pensamos meternos en mayores fregaos técnicos, pero en salidas de un solo día, lo mejor será decantarse por las llamadas mochilas de ataque, con una capacidad entre los 25 y 40 litros y con más caracterísitcas técnicas (cintas y bolsillos portamateriales) que nos permitan cargar con la debida ropa de abrigo, el agua, la comida y equipo necesario para acometer mayores empresas tal como cuerdas, material de aseguramiento, etc. Si además de todo esto también se prevé realizar salidas de más de un día de duración la mochila a elegir ya tendrá que ser de gran capacidad, de más de 40 litros.
Como se puede deducir de todo lo descrito en el anterior párrafo, la mayor parte de los montañeros y alpinistas contarán con más de una mochila en su equipo, puesto que si se adquiere una de gran capacidad ésta irá prácticamente vacía cuando realice salidas de un solo día y que no sean técnicas y si se adquiere una de pequeño formato cuando quiera afrontar rutas técnicas o de varios días no contará con el espacio suficiente para transportar todo su equipo. En fin, un dilema que te dejamos que resuelvas como tú mejor consideres. Lo que sí tendremos que exigir a cualquier mochila es que tenga un buen y correcto sistema de anclaje a nuestro cuerpo que nos permita en todo momento llevar el peso pegado a la espalda y la carga bien equilibrada y centrada sobre las caderas y piernas. Para conseguir esto toda buena mochila deberá incluir los siguientes elementos: un cinturón de cintura lo suficientemente ancho y acolchado como para permitir llevar la carga hacia nuestras caderas con el máximo confort posible, un cinturón de pecho para permitir acercar el peso a nuestra espalda y para equilibrar la carga, unas buenas hombreras acolchadas que no nos hagan daño ni molesten y unas cintas laterales de compresión de carga que permitan ajustar ésta para que no se mueva durante nuestra progresión. Es necesario ajustar de forma correcta todos estos elementos antes de una salida. Si además de ese buen sistema de anclaje a nuestro cuerpo la mochila también incluye características técnicas pues mejor que mejor de cara al futuro. Entre esas características técnicas se debería incluir al menos un bucle de cinta portapiolet. Cuando en la tienda te decantes por un determinado modelo no te cortes y pruébala concienzudamente. Prueba todos los anteriores ajustes y pruébatela con carga a poder ser. La mochila tiene que ajustarse a la longitud de toda la espalda y debe permitir siempre una correcta movilidad de la persona que la lleva.




Calzado de Montaña
Desde ya, que a nadie interesado en su seguridad se le ocurra nunca salir a la montaña con zapatillas deportivas o con las clásicas y muchas veces utilizadas botas militares y mucho menos con las típicas chanclas de verano, de todo se ha visto. En el mercado existe una amplia gama y oferta de botas de montaña, si bien cada tipo de bota valdrá para permitirte realizar unas u otras actividades. Están las botas de piel de toda la vida que aún se siguen utilizando. También tenemos las botas de suela no rígida, realizadas tanto en piel como en materiales sintéticos, y que son las conocidísimas botas de treking. Y podemos encontrar también botas de suela rígida, tanto de piel, como de plástico como de materiales sintéticos, utilizadas exclusivamente (al menos las de plástico) para actividades invernales en donde es necesario el uso de crampones. En nuestro equipo básico nos decantaremos por uno de los dos siguientes tipos antes citados: botas de piel o botas de treking. Si nos decantamos por las botas de treking deberemos exigir que sean por lo menos algo técnicas incluyendo sobre todo las tecnologías de transpirabilidad, secado rápido e impermeabilidad. Actualmente la mayoría de botas de treking que podemos encontrar en una tienda especializada en montaña incluirán estas tres características, aunque siempre habrá que cerciorarse. Sean de treking o de piel deberemos también prestar especial atención al dibujo y al material de la suela. Un buen y profundo dibujo es fundamental a la hora de progresar en terreno de montaña. El material del que esté hecha la suela repercutirá en la confortabilidad de la bota en general, algunos sistemas utilizados en la actualidad permiten incluso disipar algo la fuerza de choque de los pies con el terreno.

4 comentarios:

  1. Vaya pedazo de artículo que has preparao, Balbi!

    ResponderEliminar
  2. Qué gran artículo. Me ha ayudado a despejar muchas dudas. Gracias!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto conmigo.

      Eliminar